Él

Y cuando parece que las aguas vuelven a su cauce una llamada lo desbarata todo. Y cuando parece que mis emociones están ordenadas por colores llegas tú y haces la mezcla imposible.

Para bien, y para mal, es lo que hay. Eres un rayo de sol que entra directo en mi apartamento. Sobrepasas los muros de los patios y das de lleno en el centro de la mesa del salón de mi quinto interior.

No hay sombra que te cubra. Poderoso como un Neptuno saliendo de la ola de tu isla. Así llegas y así te vas. Con toda la fuerza.

Y yo me abandono tranquila porque sé que resistir sólo me va a cansar.
Y entono un carpe diem para dejarte entrar sin remordimientos y justificarme. Porque rechazarte es impensable.

Una llamada. Voy a Madrid. Here comes the sun.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s